domingo, 10 de noviembre de 2013

La Isla de Texel, Holanda.

Holanda es mucho más que Amsterdam. Otra de las excursiones que se puede hacer en un día es visitar la isla de Texel en el mar del Norte, la más extensa de las Islas Wadden o Islas Frisia, tiene una longitud de 30 Km, de naturaleza en estado puro. 








Desde La estación Amsterdam Centraal se puede llegar en tren facilmente a Den Helder, ciudad portuaria en la costa norte Holandesa y desde ahí coger el Ferry para cruzar a la primera de las islas que componen el archipiélago de Wadden. Nada mas bajar del ferry hay una empresa de alquiler de bicicletas y ahí mismo las alquilamos (se puede comprar un pack en la oficina de información y turismo por unos 13€ que incluye Ferry ida y vuelta,  alquiler de bicicletas por un día y sopa en un restaurante de la zona). 






Nos dieron un mapa y empezamos nuestra ruta, lo primero que notamos fue el fuerte viento que no paraba de soplar y hacía mas complicado el pedaleo, mires donde mires sólo existe naturaleza y tranquilidad, a pesar de ser temporada alta se rueda tranquilamente y apenas circulan coches y las carreteras y el carrilbici están en muy buenas condiciones. 





Nuestro primer destino es la gran playa que recorre toda la costa Oeste de la isla, descubrimos unas inmensas dunas que no acaban nunca, marea baja, aparcamos las bicis y caminamos un poco sobre la arena, es dura y no se hunden los pies.  De ahí tomamos rumbo al norte de la isla dirección De Cocksdorp, quería ver el faro que aparece en todas las postales de la Isla, nos seguimos encontrando con un fuerte viento y el pedaleo era complicado. El camino parecía llano pero luchar con el viento de cara es complicado, después de más de una hora.... ahí estaba el gran faro rojo, era hora de comer, sacamos nuestros bocatas de queso Gouda y agua en tetra brick, el sol lucía así que lo mejor tumbarse un rato a descansar y dormir una siesta  antes de comenzar la ruta de regreso. Tenía que mojarme los pies en el el mar del norte y comprobar porque nadie se baña, el agua estaba helada. 







Como siempre que te enredas en el camino luego toca correr,  el rent a bike cierra a las 18:00 y hacemos un poco de tiempo hasta que zarpe el ferry. Nos comemos unas patatas con mayonesa que es la mejor merienda holandesa acompañada de una buena Heineken , después de rodar todo el dia uno tiene mucha hambre.




Tranvia de Amsterdam, tienda red light district, green cury Bird Thai

Al llegar a Amsterdam cenamos en un pequeño thailandes, el sitio es tan pequeño y tan exquisita la comida que está lleno, no quedó otro remedio que cenar en un banco a la entrada del local, Thaise snackbar Bird del red light distric.

No hay comentarios :

Publicar un comentario